BOLLOS DE MASA MADRE AL VAPOR

¿Has comido alguna vez bollos al vapor? Y si es así, ¿sabes que en realidad es un producto elaborado con masa madre?

Bapao, mantou, baozi: los bollos al vapor son una característica estándar de diversas cocinas asiáticas. Has comido alguna vez un dim sum o una mesa de arroz de Indonesia. ¿Es probable que hayas probado un bollo al vapor. Pero ¿sabías que en realidad es un producto de masa madre a base de trigo que tiene su origen en el norte de China?

La mayoría de la gente asocia China con el arroz más que con el pan de trigo – pero, en realidad, estos bollos tradicionales son muy populares en China. Los panaderos chinos usan la masa madre con preferencia a la levadura para confeccionar los bollos al vapor. El resultado es una exquisitez blanca, pegajosa, esponjosa y sin corteza. Los bollos al vapor son un alimento básico que se sirve en todas las comidas, ya sean simples o rellenos de carne, vegetales, o hierbas y especias, a menudo acompañados con salsas o condimentos con que animar los aromas básicos. A diario se vende la asombrosa cantidad de 700 millones de estos sabrosos bocados de masa madre: en restaurantes, colmados, franquicias, grandes almacenes, camiones restaurante y puestos de mercado.

Detengámonos a pensar en ello un momento: Bollos al vapor. Setecientos millones. Cada día.

Intrigado, el experto en masa madre de Puratos, Karl De Smedt, reservó un vuelo a China para descubrir todo lo relativo a los bollos al vapor. Visitó una panadería tradicional en el norte de China, probó a hacer él mismo esas elaboradas formas, y voló a Shanghái para reunirse con el mayor experto en masas madre del país. Karl incluso recibió una muestra de masa madre de una mujer que aún confeccionaba los bollos al vapor totalmente a mano. Esa especial receta familiar ha pasado de madre a hija durante generaciones. Cuando Karl volvió con su preciosa carga, la añadimos a nuestra Biblioteca de la Masa Madre en Bélgica, en donde se preservará para las futuras generaciones.

Mira el vídeo que aparece a continuación.